Detrás de los cantes...

Intentando sobrevivir a esto de opositar, compartiendo este arduo camino salpicado de anécdotas, experiencias y buen humor, para evitar perder la cabeza, ¿te apuntas?

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog. Gracias por respetar el trabajo de los demás.



viernes, 26 de abril de 2013

Objetos indispensables para el estudio

A raíz de la discusión sobre usar papel y lápiz, hoy os voy a contar lo que para mí son más cosas que necesito al estudiar cada día:

- Bolígrafos y portaminas, tanto para subrayar en los libros (o corregir faltas de ortografía o números de artículos de Carperi, nada extraño, por otra parte) como, en mi caso, para hacerme los resúmenes de cada tema.

- Subrayadores de colores. Cada uno tiene sus técnicas a la hora de usar subrayadores, utilizando 3-4 colores en un mismo texto para destacar distintas cosas (definiciones, artículos, sujetos...) en distintos tonos, o personas que usan un color sólo (en mi caso, porque asocio el color al tema y me es más sencillo). Pero en cualquier caso, el uso de subrayadores y colores (como pinturas o bolígrafos de gel, por ejemplo) es una aconsejada técnica de ayuda a la memoria fotográfica.

- Agua. Me evita salir 40 veces de la habitación, y teniendo en cuenta lo sedentaria que es nuestra vida, hay que tener hábitos un poquito saludables.

- Cronómetro. Personalmente (y aunque aún mis tiempos en cante son indiferentes porque estoy estudiando la parte test de Secretarios Judiciales), voy más segura al cante tras haberme dicho el tema un par de veces en alto y viendo los tiempos, sobre todo por controlar las veces y los párrafos en que me atasco y los indeseados "eeeeeeeh..." en medio de los cantes.

-Posits. Soy incapaz de estudiar sin estar escribiendo, ya sean listas de artículos del CP o nombres de epígrafes o esquemitas tontos que luego van a ir a la basura. Mi preparador no nos permite hacer esquemas en el cante y llevar esquemas previos sólo en primera vuelta y casos excepcionales, pero aún así en momentos complicados en los que se te va un párrafo o artículo, no está de más tener algo a la que recurrir que con dos palabras llame a las puertas de tu memoria y te permita continuar.

- Tapones de los oídos. Puesto que estudio en casa, de vez en cuando los vecinos, mi familia (sobre todo los domingos, porque está feo echarlos de su casa...), la gente por la calle que aumenta la contaminación sonora... Molestan, sin duda. Así que los tapones están cerquita siempre por si acaso. 

- Y por supuesto, los libros, resúmenes y códigos, tan indispensables en el estudio como que yo esté en la misma habitación.

Se me ocurre alguna cosa más, éstas que no convienen que estén en el escritorio:

- Teléfono, móvil o inalámbrico o lo que sea. Claramente, una distracción.

- Ordenadores encendidos, con redes sociales llamándonos, al menos que sean un método para resumir o modificar temas; entonces, habrá que echar más fuerza de voluntad y evitar perder el tiempo.

- Donde digo "ordenador" meto también ipads y tabletas varias.


¿Se os ocurre más cosas para la lista de indispensables o de cosas a evitar tener al alcance?

- Irene C. Pinilla

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog, bajo pena de procedimiento penal.
Gracias por respetar el trabajo de los demás.