Detrás de los cantes...

Intentando sobrevivir a esto de opositar, compartiendo este arduo camino salpicado de anécdotas, experiencias y buen humor, para evitar perder la cabeza, ¿te apuntas?

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog. Gracias por respetar el trabajo de los demás.



miércoles, 3 de abril de 2013

El estudio, enemigo número 1 de nuestra espalda

Seguro que no soy la única que se queja de tener la espalda dolorida tras muchas horas en la silla estudiando. Quien dice la espalda dice el cuello, hombros, piernas... No es nada nuevo el que tenemos que adoptar una postura correcta para pasar tantas horas ante los apuntes: que si espalda recta, que si piernas en buena posición, que si usar una silla de calidad... Pero es inevitable movernos, acomodarnos, torcernos hacia un lado o incluso sentarnos con las piernas dobladas y que luego nos moleste cada músculo. De modo que esta mini entrada la voy a dedicar para dar unos consejillos para estas molestias.

Primero, en youtube encontré una serie de vídeos de la web noscuidamos.com bastante interesantes sobre estiramientos en la silla. Os dejo un par de ellos y podéis encontrar el resto de la serie en su canal de youtube:

 


Y algunos consejillos de lo que denominan "higiene postural":
- No es bueno sentarse al borde de la silla.
- Es aconsejable acercar la silla a la mesa lo mejor posible, para evitar inclinarnos hacia delante y forzar la espalda (¿nunca en el colegio os han dicho que con esa posición os iba a salir chepa? jajaja).
- De vez en cuando (cada hora-hora y media) levántate, estira y reposiciona. Es perder 30 segundos pero tu espalda, tu cuello y tus piernas lo van a agradecer enormemente.
- Las sillas excesivamente blandas no suelen ser buenas para la espalda: te hundes y terminas incomodándote en poco tiempo. También se recomienda usar sillas con respaldo.
- Sobre las fitball de moda: ¿buenas o malas para estudiar? Personalmente, para estudiar me parecen incómodas. Son buenas para estirar la espalda (y otros músculos) , sin duda, y ayudan al equilibrio. Pero no muchas horas y no para estar haciendo algo que necesita tanta concentración como memorizar. En otras etapas del estudio (leer por primera vez el tema, subrayar, resumir...) lo veo una buena opción. Pero, personalmente, no las aconsejo para cuando estamos memorizando y la tarea requiere que estemos al 200% de concentración, porque puede distraer el perder la posición, tener que recolocarte, estar pendiente de guardar el equilibrio...


Estamos abiertos a más consejos y experiencias sobre los problemillas musculares derivados del estudio ;)

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog, bajo pena de procedimiento penal.
Gracias por respetar el trabajo de los demás.