Detrás de los cantes...

Intentando sobrevivir a esto de opositar, compartiendo este arduo camino salpicado de anécdotas, experiencias y buen humor, para evitar perder la cabeza, ¿te apuntas?

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog. Gracias por respetar el trabajo de los demás.



miércoles, 8 de mayo de 2013

Experiencia en el oral del TS (2): Pelukinho

¡Hola a todos!

 Lo prometido es deuda. Pero antes es obligatorio felicitaros por el espectacular blog que hacéis. Una iniciativa excelente que ayuda a novatos que se inician en este mundo.. y a no tan novatos.

Es evidente que llegar uno o, mejor, dos días antes a Madrid es básico, sobre todo tratándose de la primera vez. Yo siempre digo que si se trata de debutar en el TS lo más importante es adquirir ciertas costumbres, hábitos que te sirvan de referencia para la próxima ocasión. Situación del hotel, saber que línea de metro tienes que coger para ir al “matadero” y otras cosas por el estilo.. Algo que no te lleva demasiado tiempo y
que recomiendo hacer nada más poner un pie en Madrid. Cumplido ese trámite, por lo menos en mi caso, lo básico es airear la mente. Mantenerla ocupada para no pensar ni un solo segundo en el examen.

En mi caso aposté por dar un paseo por lo que se podría llamar “Ciudad de la Justicia”, para hacerme con el escenario, TS, AN, AP y más jugados se encuentran en la misma manzana. Turismo jurídico.

Recuerdo que el día antes también aposté por ir al Museo de Cera. Como podéis comprobar no me moví demasiado de la zona de la Plaza de Colón. Cuando fui todavía estaba la figura de Iñaki Urdangarín al lado de los demás miembros de la Familia Real. Ahora ya no es así..

Y pronto retirada al hotel que el día siguiente iba a ser muy duro. Siempre te vas a levantar temprano, siempre. Uno va a dormir poco así que mejor en pie que tirado en cama “pensando”.

Desayuno, ponerte tu mejor traje (en mi caso el que tengo) y ya prácticamente ir a comer. Recomiendo encarecidamente, en este sentido, el Restaurante Riofrío. Tiene de todo y a cualquier precio. Puedes comer la mejor carne de tu vida o un bocadillo para salir del paso. En mi caso lo que recuerdo fue un jamón ibérico exquisito. Con unas vistas a la bandera  para refrendar tu españolidad :))

Y, al matadero. Recuerdo estar sorprendentemente tranquilo. Por eso es importante no meterse más presión de la necesaria. Recuerdo que me había propuesto un objetivo sencillo, estar los máximos minutos allí para adquirir tablas y perder el miedo escénico de cara a la próxima. Tranquilo, sí, pero cuando sale de hacer su examen la persona que te precede entras en ese momento que no puedes ni respirar. A partir de ahí encender el micro, echar agua, beber y, poco a poco, tranquilizarse..

Suerte a la hora de elegir las bolas y el camino a la gloria ya empezó..

Me despido deseando que le sirva esto que acabo de escribir de algo a alguien. Si le ayuda a una persona ya será todo un éxito.

Estoy aquí para lo que queráis.

Un abrazo compañeros. 

 ‏@Pelukinho


PD: Muchas gracias por compartirlo con nosotros ;) 

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog, bajo pena de procedimiento penal.
Gracias por respetar el trabajo de los demás.