Detrás de los cantes...

Intentando sobrevivir a esto de opositar, compartiendo este arduo camino salpicado de anécdotas, experiencias y buen humor, para evitar perder la cabeza, ¿te apuntas?

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog. Gracias por respetar el trabajo de los demás.



martes, 24 de septiembre de 2013

Al habla, alguien que ha aprobado Jueces este año ;)

¡Buenos días compis!

Os escribo desde “el otro lado”, aunque yo aún no siento que haya cruzado la frontera. Me refiero a que he aprobado los tres ejercicios de la oposición de Jueces y Fiscales 2013 y, por la nota acumulada que me sale por la suma del segundo y tercer ejercicios, creo que con garantías de haber aprobado la oposición. Creo que puedo decir ¡¡¡soy JUEZ!!! Pero no creo que lo diga hasta ver las listas definitivas, a finales del mes de octubre. Es esta incertidumbre que rodea estos días a toda nuestra oposición lo que me hace escribiros. Quiero ayudar en lo posible a que estéis preparados para lo que me ha dado por llamar “la nueva era de la oposición”.

Con este término me refiero a lo que la oposición es ahora:
-          50 plazas para unos 4.000 opositores firmantes (80 por plaza); en vez de 400 plazas para ese mismo número de opositores (10 por plaza).
-          Test con nota de corte en 74 (73 tras impugnaciones); en vez de 49, manteniéndose el ratio de aprobados (alrededor de 100 opositores por plaza).
-          Proceso selectivo rápido que dura unos 9 meses desde que se convocan las oposiciones (este año, convocatoria el 31 de enero, test el 21 de abril, primer oral de mediados de mayo a finales de julio, segundo oral de septiembre a octubre); en vez de un proceso de duración aproximada de 1 año y medio (aproximadamente, convocatoria en febrero, test a finales de mayo, primer oral de septiembre a febrero, segundo oral de marzo a mayo).
-          Aprobar los tres ejercicios no implica aprobar la oposición, sino que sólo pasan las 50 mejores notas; en vez de la seguridad de que todo el que aprueba los tres ejercicios aprueba la oposición, porque siempre suelen sobrar plazas.
-          A partir de ahora, no hay dispensas; es decir, no “se guardan” los ejercicios ya aprobados para próximas convocatorias.

El panorama puede parecer desolador. Yo os digo que no lo es. Es decir, que tenemos todo el derecho a protestar, pero que SE PUEDE. Intentando sistematizar los consejos que daría, ahora que ya he pasado todo el proceso selectivo, os diría lo siguiente:

En cuanto al test. Basta estudiar por Carperi los mismos temas que entran en el oral (hay quien dice que no es suficiente, pero os aseguro que sí lo es). Para cada pregunta, hay que ser capaz de decir qué respuesta es la correcta y porqué el resto de respuestas NO lo son. Sólo así estarás seguro de haber marcado la respuesta correcta. Es necesario hacer un nuevo análisis de todo el test una vez terminado, intentando contestar de nuevo todas las preguntas sin estar vinculado por lo que hayas contestado anteriormente. De esta forma evitamos los errores básicos que luego nos dan tanta rabia. Después hay que pasar las respuestas a la hoja de respuestas (LAS MAYORES EQUIVOCACIONES ESTÁN AQUÍ, prestad atención) y revisar que las has pasado bien. Yo lo hacía del principio al final y del final al principio para asegurarme.

En cuanto a los orales. Todo da mucho miedo, pero lo esencial es hacerlo IGUAL que cuando estás con tu preparador. Los temas son tus aliados. Quizás no te sientas a gusto en el Tribunal Supremo, pero en cuanto saques las bolas y veas que te las sabes, deberías sentirte tranquilo. A partir de ahí todo es como lo has ensayado. Pones el cronómetro, empiezas a cantar, y antes de que te des cuenta has acabado y el Presidente está tocando la campanilla para que entre el bedel y para que te retires. Mi mayor consejo es ése: hazlo igual que con el preparador. No dejes que la situación te supere. Los temas son los mismos, el cronómetro es el mismo, tú eres el mismo.

En cuanto al sistema de estudio. No soy quién para recomendar un sistema de vueltas o de arrastre, pero sí que recomendaría que, además de preparar los temas del primer oral, preparéis también los temas del segundo oral. Al menos, procesal civil y procesal penal. En otro caso, si aprobáis el primer oral os veréis con 3 meses para preparar 139 temas y creo que es racional decir que tal cosa es imposible. Esto a algunos les parecerá obvio, pero antes de esta “nueva era” de la oposición, y dado que existían las dispensas, muchos preparadores optaban por preparar sólo el primer oral y, una vez aprobado, preparar el segundo. De ahí mi consejo.

Espero que os haya servido de ayuda. Creo que la próxima convocatoria está a la vuelta de la esquina y hay que estar preparados desde ya. Una vez se convoca, no vais a tener tiempo ni para respirar, así que ¡¡¡mucho ánimo!!! Todos podemos. Gana el que no se rinde. Y para terminar, os dejo una frase que tengo en un póster en mi habitación y que he mirado muchas veces a lo largo de mi vida opositoril:

“Going in one more round when you don’t think you can, that’s what makes all the difference in your life” –Rocky

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog, bajo pena de procedimiento penal.
Gracias por respetar el trabajo de los demás.