Detrás de los cantes...

Intentando sobrevivir a esto de opositar, compartiendo este arduo camino salpicado de anécdotas, experiencias y buen humor, para evitar perder la cabeza, ¿te apuntas?

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog. Gracias por respetar el trabajo de los demás.



martes, 14 de enero de 2014

Aprobé, ¡soy notario!

Os comento en qué consiste la oposición a notarías. Me centraré en la última convocatoria, de 2011. Para más datos sobre el desarrollo de cada convocatoria, os dejo los enlaces:

Convocatoria 2007 Sevilla y Granada http://www.oposiciones2008.notariado.org/

ELEMENTOS PERSONALES

925 opositores para 90 plazas, sin contar las plazas reservadas para discapacitados. Hay opositores solteros, casados, divorciados; con y sin hijos; con y sin experiencia laboral; con y sin dobles licenciaturas; de 25 años y de 39 años; algunos que a la vez preparan Registros y algunos que ya son funcionarios porque aprobaron una oposición a alguna otra cosa. La regla general es que hay gente con buenísimas notas durante la carrera, premios extraordinarios, etc.

El ambiente entre opositores durante los dos primeros ejercicios es bastante bueno. Se nota un cambio fuerte en la preparación del tercer ejercicio (que es el definitivo); la competencia es más patente y no todo el mundo comparte toda la documentación.

ELEMENTOS REALES

La oposición consiste en cuatro ejercicios: 

1. Examen oral de una hora: 3 civiles de 18 minutos y 1 fiscal de 6 minutos.
2. Examen oral de una hora: 2 mercantiles de 14-15 minutos, 2 hipotecarios de 11-12 minutos, 1 notarial de 6 minutos y 1 procesal-administrativo de 1-2 minutos.
3. Examen escrito: el dictamen. Seis horas con un supuesto en el que suelen tratarse temas de sucesiones, régimen económico matrimonial y societario.
4. Examen escrito: redactar una escritura y un supuesto de matemáticas financieras. Tradicionalmente este examen no suspende a nadie así que lo que se celebra es el aprobado del tercer examen.

ELEMENTOS FORMALES

En los exámenes orales suele exigirse claridad y velocidad en la exposición y la temida literalidad: los artículos del Código Civil deben conocerse y exponerse como el padrenuestro; también se exige literalidad en los primeros 42 artículos de la Ley Hipotecaria y algunos artículos del Código de Comercio y el TRLSC. Es recomendable grabarse cantando los artículos y luego comprobar que se han dicho exactamente.

No obstante, tengo la sensación de que los últimos tribunales han sido menos exigentes con la literalidad.

ELEMENTOS TEMPORALES

Antes me he referido a las últimas convocatorias, que han tenido lugar cada 2 años. No hay periodicidad obligatoria. Cabe destacar que el notario no cobra de presupuesto público por lo que los recortes y congelaciones no afectan directamente a las plazas que se convocan.

La velocidad a la que se desarrolla cada convocatoria depende del número de tribunales (uno o dos). En la última hubo un único tribunal y los plazos fueron los siguientes:  

Convocatoria en el BOE: diciembre de 2011.
Primer ejercicio: de junio 2012 a abril 2013.
Segundo ejercicio: de junio 2013 a octubre 2013.
Tercer ejercicio: noviembre 2013.
Cuarto ejercicio: enero 2014.

Es decir, algo más de dos años desde que se convoca hasta que se acaba. Por esto resulta simpático que el hijo del amigo de un vecino "ha aprobado notarías en 6 meses". 

Con convocatorias cada dos años, el tiempo que se dedica a la oposición puede dispararse fácilmente. Imagina que empiezas a opositar en 2006. Convocan en 2007, llegas muy verde al examen de 2008 y suspendes. Esperas a la siguiente convocatoria de 2009, y consigues aprobar en 2011.

En cuanto a las horas diarias de estudio, vacaciones anuales, etc., lo normal de cualquier oposición: todo lo que puedas. En mi experiencia, un horario de 9 a 14 y de 16 a 21h, seis días a la semana. Una semana de vacaciones en navidad, otra en semana santa y tres semanas en verano. Si estas convocado el ritmo suele aumentar.

SISTEMAS DE ESTUDIO

Normalmente se va al preparador semanalmente a cantar los temas. 

Suelen utilizarse dos sistemas: vueltas o acumulación. En el sistema de vueltas: los 135 civiles del primer ejercicio se estudian a un ritmo de 4 a 6 temas a la semana en primera vuelta. Por tanto, unas 30 semanas en dar una vuelta. La siguiente la das en 15-20, la siguiente en 8-12, y así llegas a estudiarlos todos en 2 o 3 semanas. El sistema de acumulación va más lento pero no olvidas ningún tema. No sé mucho de éste porque no lo seguí. Hay sistemas mixtos: por ejemplo, avanzar temas durante tres semanas y repasarlos en la cuarta semana.

Con respecto a las dos partes del temario suelen utilizarse otros dos sistemas: dominar el primer ejercicio y luego estudiar el segundo o ponerse con ambos simultáneamente. Es cierto que la literalidad del mercantil e hipotecario es menor que la del civil pero es dificilísimo aprenderse el segundo ejercicio sólo en los meses que hay desde que apruebas el primero. 

ALGUNAS COSAS QUE NO SUELEN COMENTARSE

- Los nervios en cada examen van en aumento. Cuando se acerca el primer examen se duerme regular, cuando se acerca el segundo se duerme peor y con el tercero, fatal. Más aún, es típico comentar que se duerme aún peor la noche posterior a cada examen. 

- Las notas en el primer y segundo examen te la dicen el mismo día en el que te examinas. Desde que te examinas del dictamen hasta que conoces la nota pasan 3 semanas horrorosas en las que sólo recuerdas los fallos y pasas noches en vela pensando en un posible suspenso que cada vez se ve más cercano.

- Los preparadores (notarios) no cobran. Suele hacerse por un tema corporativo, vocacional, devolver lo recibido, etc.

- "Una palabra del legislador y bibliotecas enteras se convierten en basura". El TRLSC implicó cambiar los temas de societario, la Ley de Registro Civil, la Ley Concursal... Hay una constante labor de actualización de temas.

- Conviene leer periódicamente las resoluciones de la DGRN, para completar los temas y de cara a la preparación del tercer ejercicio (dictamen).

- No hay garantías. Un mal día en el dictamen puede dejarte fuera de la oposición, lo que supone un golpe muy duro para quien estaba acostumbrado a aprobar asignaturas con buena nota y lleva años opositando. Unos años opositando (hasta cinco, aproximadamente) suelen valorarse positivamente por los despachos de abogados. Más allá, quién sabe.

En fin, suerte a quienes se lancen a esta aventura.

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog, bajo pena de procedimiento penal.
Gracias por respetar el trabajo de los demás.