Detrás de los cantes...

Intentando sobrevivir a esto de opositar, compartiendo este arduo camino salpicado de anécdotas, experiencias y buen humor, para evitar perder la cabeza, ¿te apuntas?

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog. Gracias por respetar el trabajo de los demás.



viernes, 21 de febrero de 2014

Ansiedad y estrés: consejos para combatirlos

Muchas veces la oposición o las cosas que lo rodean (como amigos que avanzan con su vida y no se "ajustan" a nuestros horarios), nos terminan causando estrés y ansiedad. En ocasiones es cosa de un mal día; otras veces, se convierte en una bola de nieve que se va agrandando. Voy a intentar daros unos consejillos de andar por casa contra estas sensaciones cuando son temporales:

- Suena a chorrada pero... Cierra los ojos y respira hondo varias veces. Cuenta hasta 10, no pienses en nada más. Oxigenas tu cuerpo y se va la tensión de tus músculos. Es un primer paso.
- No te pongas a comer compulsivamente, intenta no gritar al primero que se te cruce, procura no llorar y dejarte llevar por el pánico... Es mucho más fácil decirlo que hacerlo, pero realmente ¿te sirve de algo dejarte arrastrar por tus nervios?  Solamente para, después, sentirte peor.
- Intenta alejar los pensamientos negativos por un momento. Te estás esforzando y a lo mejor los resultados no lo reflejan, pero esto sigue y no todo es negativo. Tienes que mirar las cosas buenas que te están llevando a la meta y no ahogarte a ti mismo en un pozo. Recuerda, el vaso siempre está lleno ;)


- Busca una actividad más o menos breve que te relaje cuando haces descansos en el estudio. Puede ser algo tan simple como verte 3 vídeos en youtube o bajar a la calle a comprar el pan o pasear al perro. Sin embargo, no es bueno que te comas una tableta de chocolate o te fumes un paquete de cigarros porque te van a estimular mucho en poco tiempo y luego el bajón será peor.

- No te aisles. Habla con tu familia, tus amigos... Siempre va a haber alguien ahí que escuche mientras te desahogas, te apoye e intente hacerte ver las cosas desde otro punto de vista. No estás solo, ni en la oposición ni en la vida; no tienes el problema más grande y sin solución del mundo mundial; las personas que te quieren no dicen las cosas por decirlas. Apuesto mi mano del subrayador a que puedes recurrir a alguien. 

- Al final de la jornada de estudio, saca tiempo para ti y para alejarte de la presión. Lee, ponte una comedia, escucha música o date un baño con sales y velas de olor relajante, sal a correr. Lo importante es que desconectes por completo, dejes tu mente lo más vacía posible. Que sea un rincón donde tus problemas no te persigan.

- Busca soluciones, y para eso normalmente tienes que darle la vuelta al asunto: ¿qué es lo que falla? ¿De dónde viene tu ofuscación? Entonces, empieza a pensar y consultar con otras personas qué soluciones puedes poner. No es lo mismo la ansiedad que te crea una determinada asignatura de la oposición que un problema con alguien de tu casa que te molesta al estudiar, por ejemplo.

- Y si no puedes con ello, busca ayuda profesional. No te van a tachar de nada por acudir a alguien que sabe de la ansiedad y el estrés cuando ya pasan a ser "enfermedades". Tomar una pastilla para dormir por las noches o acudir a un psicólogo que pueda ayudarte desde fuera no es algo grave ni eres el primero ni el último que lo necesita. Al fin y al cabo, esto puede derivar en cosas más graves como una depresión y ahí a lo mejor tienes que hacer un verdadero parón en tu vida.

Lo más importante eres tú, no te dejes hundir.

¿Hacéis algo más en los momentos de estrés o ansiedad? Siempre viene bien conocer los remedios de los demás ;)


@icpinilla

viernes, 7 de febrero de 2014

Alimentos para ayudar a nuestra cabeza

Hoy un post un poco práctico: una recopilación de alimentos que le vienen bien a nuestra cabecita, que al fin y al cabo es la que más tiene que trabajar en la oposición ;)

Básicamente, se trata de aportar vitaminas, minerales (especialmente, fósforo, zinc, hierro y calcio) y ácidos grasos (destacando el omega 3 y el omega 6). Y estos nutrientes los vamos a encontrar en alimentos como:

  1. Pescados que contentan ácidos grasos, apuntando en casi todos los sitios al salmón, las sardinas, el atún... Pescado azul, básicamente. Como curiosidad, los ácidos grasos no solo ayudan a la materia gris sino que afectan a los neurotransmisores dopamina y serotonina. ¿Y esto en "cristiano" qué significa? Que también ayudan al equilibrio emocional, a la predisposición para estudiar y a una actitud positiva. Ahí queda eso ;) 
  2. Huevos, que tienen proteínas y vitaminas del grupo B. Ayudan a la estabilidad y al desarrollo del sistema nervioso.
  3. Los frutos secos (ideales para picar entre horas), que contienen minerales como hierro, magnesio, potasio, fósforo, calcio y zinc, omega 3, vitaminas B y E. Así que además de ayudar a nuestro cerebro, ayudan a prevenir enfermedades cardiacas y favorecen la concentración.
  4. El aceite de oliva, porque las grasas "buenas" son muy necesarias en nuestra dieta de estudiantes.
  5. El chocolate, oh, sí, el rico chocolate. Eso sí, cuanto más puro mejor porque lo que viene bien a nuestra cabeza es el flavanol, que estimulará la circulación de nuestro cerebro unas 2-3 horas. El flavanol también se encuentra, por ejemplo, en la manzana y las uvas
  6. Zanahorias, a largo plazo su consumo puede aumentar nuestra capacidad de retención gracias al antioxidante beta-caroteno.
  7. El plátano, con potasio, y vitaminas B y C, que ayudan también a los neurotransmisores.
  8. La leche contiene vitamina B12, que ayuda a evitar el deteerioro mental.
  9. Los aguacates también contienen omega 3, favorenciendo la concentración (por ejemplo, ¡en guacamole!).
  10. Y terminamos la lista con otra cosa rica, rica: el azúcar, pero el que viene naturalmente en los alimentos, por ejemplo en la miel. Nos dará "gasolina" para nuestra cabeza,

En la otra parte, también tenemos que tener en cuenta ciertos alimentos que perjudican nuestra concentración e, indirectamente, nuestra memoria. Y que además son cosas a las que solemos tirarnos cuando estamos estudiando la mayoría de nosotros:
  • Tomar cosas con mucho azúcar favorece los cambios de humor y la falta de concentración, porque la glucosa en niveles altos nos altera. 
  • Y los estimulantes, como el café o el té, pueden parecer geniales porque nos despiertan, pero en realidad también nos provoca alteraciones que derivan en falta de atención. Obviamente, un café o un té no nos van a afectar mucho, pero tomarse 3 en una mañana, sí. Y no os quiero ni contar 3 red bull o similares en un día: seríais bombas de relojería.
@icpinilla

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog, bajo pena de procedimiento penal.
Gracias por respetar el trabajo de los demás.