Detrás de los cantes...

Intentando sobrevivir a esto de opositar, compartiendo este arduo camino salpicado de anécdotas, experiencias y buen humor, para evitar perder la cabeza, ¿te apuntas?

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog. Gracias por respetar el trabajo de los demás.



viernes, 12 de diciembre de 2014

Colaboración: A ese/a amigo/a



Supongo que tod@s en mayor o menos medida, tenemos amig@s. Algunos más  íntimos, otr@s más cercanos al género colega  y otr@s que son casi como herman@s. Un@s que ves casi a diario o hablas con ell@s y otr@s con los que hablas 4 veces al año.


Pero yo quiero dedicar este post a esa persona especial, esa que tod@s o casi tod@s tenemos, el/la Amig@ Cómplice.


A partir de ahora escribiré en femenino, porque estoy cansado de poner “@” y porque en mi caso, esa persona, es una chica. (Que cada uno adapte el sexo según convenga:P)


Y es que la amiga cómplice, es algo más que una amiga, y es algo más que una hermana. Es esa persona a la que le puedes contar tu última cagad**, que diga historia o problema, a sabiendas que no vas a ser juzgado. Esa a la que le puedes pedir que te alargue a tal o cual sitio con el coche, cuando vas fatal de tiempo o simplemente no quieres que nadie más se entere de a dónde vas. Esa que incluso le puedes contar eso que no le contarías ni a tu hermano, ni incluso a otro buen amigo. Esa persona que incluso te presta algo de dinero cuando vas mal de pasta para un regalo, porque sabe de sobra que se lo vas a devolver. Esa a la que invitas con los ojos cerrados cuando la que va mal de pasta es ella, porque sabes que ella haría lo mismo por ti. Esa persona a la que alargas tú con el coche, aunque no te guste a donde va. Esa persona que te va a decir lo que piensa siempre, aunque sepa o piense que te estás equivocando, porque sabe que no te vas a poder enfadar con ella, y porque tú sabes que te lo dice desde la más profunda nobleza. Esa persona a la que dejas que se equivoque, aun cuando sabes que está metiendo la pata y te dé toda la pena del mundo; porque sabes que no eres su padre, y sabes que necesita darse cuenta de ello por si sola. Esa persona que ves cinco minutos al mes, pero que siempre sabe todo lo que realmente importa de tu vida. Esa persona que siempre va a estar ahí para tu cumpleaños, aunque a veces se te olvide el suyo (soy un desastre para las fechas). En definitiva, esa persona que sabes que va a estar ahí siempre para ti para todo lo que necesites; si está en su mano ayudarte, sin prejuicios, sin rencores, simplemente porque eres tú.


Quizás este post es más “cursi” o “ñoño” de lo normal, por lo menos para mí. Pero a veces en la vida te das cuenta de la suerte que tienes con algunas cosas, y yo quería decir bien alto, que me siento afortunado por tener a una persona así en mi vida, y que ojalá esa persona siga estando ahí hasta el final de mis días.


No sé si esa persona leerá esto, pues no es asidua del blog, pero realmente no importa, porque ella sabe de sobra que la quiero muchísimo y cuanto la valoro. Así que para ella va dedicado, y espero que todos tengáis a alguien así en vuestra vida. Saludos.


                                                                                                 Javier Lexsith.

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog, bajo pena de procedimiento penal.
Gracias por respetar el trabajo de los demás.