Detrás de los cantes...

Intentando sobrevivir a esto de opositar, compartiendo este arduo camino salpicado de anécdotas, experiencias y buen humor, para evitar perder la cabeza, ¿te apuntas?

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog. Gracias por respetar el trabajo de los demás.



miércoles, 31 de diciembre de 2014

Colaboración: Reflexiones de fin de año



Se acaba el año, y como todos los años por estas fechas, a uno le da por pensar, por analizar, por reflexionar…Los pros, los contras, los momentos buenos y los malos…
El otro día echaron el Grinch en la tele (la de Jim Carrey), y aunque ya la había visto, pues la volví a ver… Fue de esas veces que ves una peli con una perspectiva distinta de las cosas, con más años y más experiencias a las espaldas, que te hacen darle un enfoque distinto a las cosas…
Y es que yo siempre había pensado que todos aquellos que odian la Navidad, son un poco amargados, un poco estirados, un poco Grinchs…Gente que es inconformista y rebelde por el simple hecho de ir contra corriente…No me malinterpretéis, no me he vuelto anti navideño de buenas a primeras, ni deseo que me visiten 3 fantasmas para hacerme ver el mundo de otra forma:P. Me sigue encantando la navidad, y sigo pensando que es una de las mejores épocas del año.
Es solo que quizás, nos venden un concepto de Navidad un poco equivocado. No puedo estar en desacuerdo con aquellos que dicen que la navidad es un negocio…Solo hay que salir a comprar algún regalo para ver, que por mucha crisis, la calle y las tiendas son un caos. Y posiblemente tampoco pueda estar en desacuerdo con esa gente que le fastidia la navidad porque parece que hay que estar felices a la fuerza…
Quizás ese es el problema, que nos han vendido una Navidad de resultados, y no de acciones. Que nos bombardean con nostalgia, romanticismo, color, ilusión y felicidad. Y no es que sean cosas malas no, es que simplemente, a veces, cuesta estar así…
Como opositor, he tenido años buenos y años muy malos. Años en que por mucho que saliera a  la calle, viera las luces, las tiendas, los niños, no me sentía demasiado ilusionado, o navideño en general… En fin, que todas estas experiencias, me han llevado a una conclusión quizás bastante evidente, y es que la Navidad se lleva dentro. Si uno no está ilusionado, si uno no tiene el calor dentro, el espíritu infantil, algo de inocencia, la bondad, la mano izquierda, etc…; entonces los regalos, las luces y todo lo demás serán lo de menos…
Por eso quiero dedicar este post, de forma especial, a todas esas personas, que por una razón u otra, no están a gusto estas fechas. Ya sea porque tienen malos recuerdos de Navidades pasadas (perdida de algún ser querido, una mala experiencia, etc...) o simplemente porque no se sientan con ánimo alegre u optimista para nada por algo que les haya pasado...A esas personas, les quiero decir, que la Navidad no es estar alegre a la fuerza, que no es el corte inglés, que no son las luces, los juguetes ni los regalos…Para mí, la Navidad es hacer lo mejor posible las cosas, aunque no haya ánimo, esforzarse por tener un poco de fe, aunque no haya demasiados motivos para tenerla, intentar ser un poco mejores personas, perdonar, comprender y planificar. Alegrarse por esas personas a las que echamos de menos, porque si, ya no están, pero fueron lo suficientemente grandes para hacerse un hueco en nuestro corazón, nuestra memoria y nuestra nostalgia. Alegrarse por esas personas que aún están ahí, y que son parte importante de nuestra vida, intentando serlo también de la suya. Alegrarse por las cosas que tenemos, porque aunque queramos más, ya tenemos mucho más que la mayoría (el otro día Irene ya hablo de lo importante que es tener la simple tranquilidad para poder estudiar, eso ya es digno de agradecer, porque significa que tenemos las necesidades básicas cubiertas, y posiblemente, alguna más).
Y es que si algo tiene de bueno la Navidad, es que rompe con la rutina diaria. Es una época en que el estado, las tiendas y hasta la mayoría de los jefes se ponen de acuerdo para que la gente pueda tener un poco de tiempo para pensar, para valorar, para poder ver a esa gente para la que el resto del año nunca se saca tiempo. Es una época para mirar hacia atrás, para valorar lo que somos, y lo que queremos ser, para ordenar, planificar y en definitiva, intentar avanzar en la vida siendo mejores personas y corrigiendo los errores del pasado. Creo que es importante que haya una época para la reflexión y el encuentro, para la buena voluntad, creo, que esa, si es la verdadera Navidad, e invito a todo el mundo a que sea parte de ella. Por eso, no os sintáis mal si estáis bajos de ánimo, si echáis de menos a alguien, o si simplemente algo no salió como esperabais, porque la Navidad es actitud, es acción y voluntad, no necesariamente resultado (que reflexión navideña penalista me ha quedado:P); lo importante es avanzar  e intentar mejorar;)
P:d:No quisiera perder la oportunidad de agradecer desde aquí a todas esas personas que se sacrifican en esta época, para que las cosas importantes sigan funcionando; personas que hacen grandes sacrificios, que se pierden nochebuenas y nocheviejas para que siga habiendo médicos, policías, bomberos y los paquetes y regalos lleguen a tiempo  para todos los demás. Muchas gracias a todos ellos.
                                     Feliz Navidad y Feliz 2015 a todos;)         
                                                                                      Lexsith.

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog, bajo pena de procedimiento penal.
Gracias por respetar el trabajo de los demás.