Detrás de los cantes...

Intentando sobrevivir a esto de opositar, compartiendo este arduo camino salpicado de anécdotas, experiencias y buen humor, para evitar perder la cabeza, ¿te apuntas?

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog. Gracias por respetar el trabajo de los demás.



viernes, 26 de abril de 2013

Objetos indispensables para el estudio

A raíz de la discusión sobre usar papel y lápiz, hoy os voy a contar lo que para mí son más cosas que necesito al estudiar cada día:

- Bolígrafos y portaminas, tanto para subrayar en los libros (o corregir faltas de ortografía o números de artículos de Carperi, nada extraño, por otra parte) como, en mi caso, para hacerme los resúmenes de cada tema.

- Subrayadores de colores. Cada uno tiene sus técnicas a la hora de usar subrayadores, utilizando 3-4 colores en un mismo texto para destacar distintas cosas (definiciones, artículos, sujetos...) en distintos tonos, o personas que usan un color sólo (en mi caso, porque asocio el color al tema y me es más sencillo). Pero en cualquier caso, el uso de subrayadores y colores (como pinturas o bolígrafos de gel, por ejemplo) es una aconsejada técnica de ayuda a la memoria fotográfica.

- Agua. Me evita salir 40 veces de la habitación, y teniendo en cuenta lo sedentaria que es nuestra vida, hay que tener hábitos un poquito saludables.

- Cronómetro. Personalmente (y aunque aún mis tiempos en cante son indiferentes porque estoy estudiando la parte test de Secretarios Judiciales), voy más segura al cante tras haberme dicho el tema un par de veces en alto y viendo los tiempos, sobre todo por controlar las veces y los párrafos en que me atasco y los indeseados "eeeeeeeh..." en medio de los cantes.

-Posits. Soy incapaz de estudiar sin estar escribiendo, ya sean listas de artículos del CP o nombres de epígrafes o esquemitas tontos que luego van a ir a la basura. Mi preparador no nos permite hacer esquemas en el cante y llevar esquemas previos sólo en primera vuelta y casos excepcionales, pero aún así en momentos complicados en los que se te va un párrafo o artículo, no está de más tener algo a la que recurrir que con dos palabras llame a las puertas de tu memoria y te permita continuar.

- Tapones de los oídos. Puesto que estudio en casa, de vez en cuando los vecinos, mi familia (sobre todo los domingos, porque está feo echarlos de su casa...), la gente por la calle que aumenta la contaminación sonora... Molestan, sin duda. Así que los tapones están cerquita siempre por si acaso. 

- Y por supuesto, los libros, resúmenes y códigos, tan indispensables en el estudio como que yo esté en la misma habitación.

Se me ocurre alguna cosa más, éstas que no convienen que estén en el escritorio:

- Teléfono, móvil o inalámbrico o lo que sea. Claramente, una distracción.

- Ordenadores encendidos, con redes sociales llamándonos, al menos que sean un método para resumir o modificar temas; entonces, habrá que echar más fuerza de voluntad y evitar perder el tiempo.

- Donde digo "ordenador" meto también ipads y tabletas varias.


¿Se os ocurre más cosas para la lista de indispensables o de cosas a evitar tener al alcance?

- Irene C. Pinilla

sábado, 20 de abril de 2013

#Podemos

Poned la música y leed ;)



Ha llegado el temido día de antes y muchos de vosotros estaréis más que ofuscados, frustrados, cansados, cafeinados... Os deje vuestra conciencia o no soltar los libros esta tarde, penséis lo que penséis de vosotros ahora mismo, tened algo claro: Dará igual la nota que saquéis siempre que deis lo mejor de vosotros mismos mañana en el test. Se puede tener más o menos suerte, pero os aseguro que si mañana lo lucháis, os sentiréis orgullosos, y los demás también estarán orgullosos de vosotros, incluso si suspendiérais.

Hoy es importante que no os hundáis a vosotros mismos, no os lo permitáis. Lo que no llevéis estudiado, no lo vais a estudiar ya, y lo que sabíais ayer, lo vais a saber mañana. Así que respirad, cerrad los ojos y permitíos confiar en que el éxito está en vuestras manos.

"Tienes éxito desde el momento en que empiezas a moverte hacia un objetivo que merece la pena." Chester F. Carlson

Y tened algo claro: si vosotros no creéis en vosotros mismos, estáis perdidos.

#Podemos

martes, 16 de abril de 2013

Otra tanda de consejos prácticos.

 Unos consejillos más, simples y concisos para el domingo, de parte de una opositora con algunos test de experiencia ;) Mil gracias a Rebeca, y ¡te deseamos la mejor de las suertes!
- No llevar libros, apuntes ni códigos, lo hecho hecho está y sólo sirven para ponerse nervioso.
- Lllevar DNI.
- Apagar el móvil y quitar alarmas, que no suene durante el examen; normalmente te hacen dejarlo en una mesa con tu nombre.
- Desde el llamamiento hasta que empieza el test hay una hora, cosa que me llamó la atencion la primera vez que me examiné.
- Botella de agua, que el examen es largo.
- Llevar un reloj para controlar el tiempo.
- Un par de bolis, azul o negro, normales, los pilot no sirven, que en mi clase siempre hay alguien que los lleva...
- Emplear el tiempo antes de que empiece el test en rellenar la hoja de respuestas con tus datos y sobre todo firmarla, y leer por detras la forrma de anular y recuperar respuestas.
- Saber que las preguntas erroneas resta.
- Leer bien cada pregunta antes de contestar, muchas veces con los nervios no se lee entera y tiene truco.
- Contestar sólo si se duda entre dos.
- Repasar el test antes de entregarlo, viendo que coincida el número de pregunta con la hoja de respuesta.
- Y ante todo, por muy difícil que sea estar tranquilos, es sólo un examen y nos hemos preparado para ello.

sábado, 13 de abril de 2013

Por esos grandes sufridores que son las parejas de opositores

Hoy escribo esta entrada como respuesta a una sugerencia que nos ha llegado al blog, y aprovecho para recordaros que estamos abiertos tanto a sugerencias como a vuestros propios post.

Cuando he leído el mensaje, instintivamente he mirado a mi novio, sentado en un rincón, con auriculares puestos para no molestarme, que ha levantado su cabeza para sonreírme y decirme "sigue repasando". No puedo hablar más que desde mi experiencia, y es la de que él es causa, motivación y motor en mi oposición.

Causa, porque aunque siempre tuve en mente opositar, en un momento de hastío de la universidad pensé en tirar por algo más sencillo y ejercer como procuradora sin más, sino meterme en algo más relacionado con administración de empresas incluso. Pero él no me dejó. "Siempre has querido opositar. Piensa que es un esfuerzo ahora pero luego vas a tener el trabajo que siempre has querido. Eres capaz de esto y de más." Y muchas frases de ese estilo, desde antes incluso de empezar a ser pareja. Así que os podéis hacer una idea de lo mucho que insistió los siguientes 3 años de carrera, incluso concertándome entrevistas con gente que sabe del tema. Y yo, eternamente agradecida, hay que decirlo.

Motivación, está claro. Por...¿cursi? Sí, cursi, definitivamente... Por cursi que pueda sonar, es mi presente y quiero que sea mi futuro, y quiero un futuro que merezca la pena, para mí, para él y para los que me rodean. Así que, cuando estoy hasta el gorro de estudiar pienso que tengo que seguir un poquito más, aunque sea por él. Y él también lo ve así, sabe que todo lo que ambos dedicamos a la oposición, cada uno en su papel, revertirá en ambos.

Y motor, sin duda. Si bien es torpe a la hora de echarme una mano tomándome los temas... Vale, no torpe, es que me desquicia porque cada vez que me equivoco en una frase me hace empezar el epígrafe de nuevo, y en primera vuelta eso es una inducción al suicidio clara... Pero fuera de bromas, está siempre ahí, incluso en esos momentos precante en que no me aguanto ni yo, está para decirme que me deje de quejar y siga repasando. Estudio mil veces mejor cuando me trae bombones, me regala detallitos o simplemente me espera con un abrazo a la salida del cante. Y sé que no soy la única a la que la pasa.

Ser pareja de opositor es sacrificado. Sólo tenemos un día de descanso y normalmente nos apetecerá pasarlo con esa personita especial, con o sin amigos, familia o lo que toque, pero con ellos. Se acoplan a nuestros horarios como los que más, están ahí cuando nos agotamos, aguantan horas interminables de compras por nosotras (y seguro que por los opositores masculinos, más de lo que reconocen ellos jaja), soportan divagaciones sobre temas de los que muchas veces no conocen ni en profundidad ni realmente le ven sentido... Pero, a su modo, siempre están ahí.

Cuesta acostumbrarse al principio a esto, tanto al opositor como a su pareja, pero si se tiene clara la meta, no creo que sea una tarea ardua. Es un "hoy por mí, y mañana por ti". O en este caso, "y mañana por nosotros".

Aprovecho para mandar un tremendo abrazo a los opo-consortes que sufren nuestra locura, nos miman y nos "sacan de paseo". En especial, para el mío, por aderezar mi estudio con mis antojos un día tras otro, e incluso ir a Carperi.

Que sepáis que aunque a veces no os lo digamos lo suficiente, sois parte muy importante de toda esta locura opositoril y os lo agradecemos más de lo que os pensáis.

PD: Todos aquellos novios y novias de opositores que no habéis estudiado Derecho y os enganchamos al tema, siento deciros que no, que no convalidan nuestra oposición por asignaturas de la carrera si os animáis a sacarosla :P

miércoles, 3 de abril de 2013

El estudio, enemigo número 1 de nuestra espalda

Seguro que no soy la única que se queja de tener la espalda dolorida tras muchas horas en la silla estudiando. Quien dice la espalda dice el cuello, hombros, piernas... No es nada nuevo el que tenemos que adoptar una postura correcta para pasar tantas horas ante los apuntes: que si espalda recta, que si piernas en buena posición, que si usar una silla de calidad... Pero es inevitable movernos, acomodarnos, torcernos hacia un lado o incluso sentarnos con las piernas dobladas y que luego nos moleste cada músculo. De modo que esta mini entrada la voy a dedicar para dar unos consejillos para estas molestias.

Primero, en youtube encontré una serie de vídeos de la web noscuidamos.com bastante interesantes sobre estiramientos en la silla. Os dejo un par de ellos y podéis encontrar el resto de la serie en su canal de youtube:

 


Y algunos consejillos de lo que denominan "higiene postural":
- No es bueno sentarse al borde de la silla.
- Es aconsejable acercar la silla a la mesa lo mejor posible, para evitar inclinarnos hacia delante y forzar la espalda (¿nunca en el colegio os han dicho que con esa posición os iba a salir chepa? jajaja).
- De vez en cuando (cada hora-hora y media) levántate, estira y reposiciona. Es perder 30 segundos pero tu espalda, tu cuello y tus piernas lo van a agradecer enormemente.
- Las sillas excesivamente blandas no suelen ser buenas para la espalda: te hundes y terminas incomodándote en poco tiempo. También se recomienda usar sillas con respaldo.
- Sobre las fitball de moda: ¿buenas o malas para estudiar? Personalmente, para estudiar me parecen incómodas. Son buenas para estirar la espalda (y otros músculos) , sin duda, y ayudan al equilibrio. Pero no muchas horas y no para estar haciendo algo que necesita tanta concentración como memorizar. En otras etapas del estudio (leer por primera vez el tema, subrayar, resumir...) lo veo una buena opción. Pero, personalmente, no las aconsejo para cuando estamos memorizando y la tarea requiere que estemos al 200% de concentración, porque puede distraer el perder la posición, tener que recolocarte, estar pendiente de guardar el equilibrio...


Estamos abiertos a más consejos y experiencias sobre los problemillas musculares derivados del estudio ;)

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog, bajo pena de procedimiento penal.
Gracias por respetar el trabajo de los demás.