Detrás de los cantes...

Intentando sobrevivir a esto de opositar, compartiendo este arduo camino salpicado de anécdotas, experiencias y buen humor, para evitar perder la cabeza, ¿te apuntas?

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog. Gracias por respetar el trabajo de los demás.



viernes, 16 de octubre de 2015

Colapsando con las reformas

Entre las peores tareas de un opositor se encuentra, sin duda, introducir modificaciones en el temario. Cortar y pegar reformas sobre los libros, imprimir temas cambiados, tener que volver a subrayar y trabajar sobre los cambios... Y lo peor: borrar de algún modo algo que ya tenías en la cabeza para sustituirlo.

Siempre es molesto, sin duda, pero nos resignamos cuando es poco, dentro de lo que cabe.

Lo peor es la situación actual de aquellas oposiciones donde la legislación tiene gran peso; aunque estoy segura de que en cualquier oposición ha ocurrido en algún momento dado. Hablo de que, en cuestión de pocos meses, las reformas afectan a una gran parte del temario.

Y no es tan sencillo como sentarse mañana y estudiarlo de nuevo. Llegan problemas como que las editoriales no dan a basto a sacar temarios ni Códigos actualizados. Ni tan siquiera se sabe si, con cambios tan grandes en el contenido, los programas de las oposiciones van a mantenerse. Con lo cual, incluso estudiando la nueva legislación, hasta que no haya convocatorias con un programa definitivo publicado, podemos estar perdiendo el tiempo. Pero, a la vez, no podemos estar quietos dejando los días pasar mientras esperamos...

Y, de repente, "plof": opositores colapsando.

photo credit: Lyon Extra Race via photopin (license)

Bueno, ahora que somos un grupo de opositores agobiados, vamos a respirar hondo. La situación es la que hay, no podemos hacer nada por evitarla pero sí por afrontarla sin perder la cabeza o lanzar los apuntes por la ventana. 

Primero, organización: apuntar los temas modificados, pero sin meternos con ello a lo loco. Es mejor ir poco a poco, asentando los cambios para evitar mezclar lo que ya nos sabíamos con lo que ha cambiado. Además, un atracón de modificaciones de este calibre puede llevar semanas y terminaríamos mal (peor aún de lo que estamos) de la cabeza. 

Además, tenemos que recordar que no somos los únicos. No somos rivales en la oposición, somos compañeros de viaje; es absurdo no echar una mano a los demás si, muy probablemente, luego tú necesitarás la suya. Al fin y al cabo, las modificaciones nos entran a todos en los exámenes por venir, estamos en la misma situación desesperada y mal de muchos, "consuelo de opositores".

Hay compañeros, y habrá más seguro en los meses por venir, que han decidido no pasar por un "borrón y cuenta nueva" de tales dimensiones. A vosotros os digo: sois unos valientes y espero que la dirección que habéis tomado os recompense el sacrificio de los años de oposición, porque lo merecéis. Esto no es un fracaso, solo seguir por otro camino. 

Otros compañeros están dejando pasar conocatorias en marcha porque no veían garantías de aprobar y han sopesado que era mejor empezar con los cambios de contenido. Olé vosotros, que seguro que no ha sido fácil. La única decisión errónea es la que no se toma. 

Y, en general, todos los que vamos en este mismo barco, aunque parezca que va a la deriva, no perdáis de vista el motivo que nos llevó a embarcar. Que no haya reforma que nos pueda superar, siempre que estemos decididos a batallar lo necesario. Que no se diga que los opositores somos unos blandos y unos quejicas. ¡Machete entre los dientes y a por ello compañeros!

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog, bajo pena de procedimiento penal.
Gracias por respetar el trabajo de los demás.