Detrás de los cantes...

Intentando sobrevivir a esto de opositar, compartiendo este arduo camino salpicado de anécdotas, experiencias y buen humor, para evitar perder la cabeza, ¿te apuntas?

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog. Gracias por respetar el trabajo de los demás.



domingo, 16 de diciembre de 2012

Ave Carperi, opositori te salutant

Giro postal. Hasta que no pedí por primera vez los Carperi no había acudido nunca a este curioso método de compra vía Correos. Yo, ilusa, creía que la editorial tenía tienda on line... ¡primera sorpresa! Y es que esta oposición, necesita rápidamente un cambio de imagen. Es imposible que la gente no tenga en su cabeza la imagen del sector Justicia como anticuada o rancia, si aún seguimos utilizando libros cuyas portadas amenazan con quebrarse y tienen un formato imposible de fotocopiar a no ser que reduzcas la letra hasta el punto de poner en peligro tu vista...

Por otra parte, -no sé si estaréis de acuerdo conmigo-,  es hora de que por fin se anime la famosa editorial al formato electrónico. Serían todo ventajas. Nada de acudir al "dúo dinámico" (que es como yo llamo a las tijeras y al pegamento) cuando llegan las reformas. Nada de llevar un peso de muerte a la biblioteca. Si lee mi sugerencia una famosa página de venta de libros electrónicos, que lance una oferta a Carperi, por favor.

No obstante, a día de hoy me he resignado y estoy plenamente convencida de que este largo camino no hace sino llevarme cada día hacia el pasado, de ahí el título de la entrada. Leyes que estudias y luego hay que olvidar. Teorías que has de saber pero que, en realidad, no tienen demasiado sentido porque, o son muy antiguas, o precisamente, una vez que te has mirado las diferentes posturas que existen y han existido respecto de un determinado tema, te dice el libro en letra pequeñita: "Actualmente el Tribunal Supremo ha optado por la teoría tal..." ¿Por qué no nos lo dicen antes y sólo nos ponen la que verdaderamente es importante?

Mención especial, de hecho, merecen los párrafos en letra pequeña con los que Carperi quiere dar emoción a nuestras vidas. Estudiarlos o pasar de ellos, ésa es la cuestión... Lo mejor, en la mayoría de los casos, es arriesgarse y saltar la vista hacia el próximo párrafo con "letra normal"

Siempre he dicho que si en la facultad nos reciben con Derecho Romano, por algo será. No sé si estaréis de acuerdo, pero yo pido a gritos una actualización. Nada de impertinentes reformas que sólo hacen marearnos, sino un "lavado de imagen" diciendo adiós a artículos del Código Civil que son propios de novelas de Pérez Galdós, o al menos, actualizando el lenguaje que emplean, por ejemplo:


El criado doméstico destinado al servicio personal de su amo, o de la familia de éste, por tiempo determinado, puede despedirse y ser despedido antes de expirar el término; pero, si el amo despide al criado sin justa causa, debe indemnizarle pagándole el salario devengado y el de quince días más.
El amo será creído, salvo prueba en contrario:
  1. Sobre el tanto del salario del sirviente doméstico.
  2. Sobre el pago de los salarios devengados en el año corriente.

¿Criado? ¿Amo? ¿Sirviente doméstico? Ni una máquina del tiempo logra trasladarte al pasado de forma más rápida que artículos como éste. Si en una conversación con amigos se te escapa alguna palabra de éstas, seguro que piensan que nos hemos apuntado a la "moda retro"... Al fin y al cabo, ¿no es éso lo que se lleva?


Jauladecemento

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog, bajo pena de procedimiento penal.
Gracias por respetar el trabajo de los demás.