Detrás de los cantes...

Intentando sobrevivir a esto de opositar, compartiendo este arduo camino salpicado de anécdotas, experiencias y buen humor, para evitar perder la cabeza, ¿te apuntas?

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog. Gracias por respetar el trabajo de los demás.



miércoles, 20 de marzo de 2013

Y tú ¿estudias en casa o en la biblioteca?


Es la eterna pregunta del millón (bueno, una entre tantas en la vida del opositor, aunque la favorita de la gente sea alguna del tipo “¿y con todo lo que estudias, como es posible que no hayas aprobado ya?” o “¿salio ya la convocatoria?”), pero si, evidentemente, tan fundamental como los Carperis o el preparador para un opositor es el lugar donde estudia. Al fin y al cabo, sera el lugar en que (salvo excepciones o imprevistos) pasara la mayor parte de su día, durante los próximos años.

¿Biblioteca o casa? La respuesta depende tanto de la personalidad del opositor, de su forma de ser y de sus hábitos que podríamos decir que su lugar de estudio no es sino una extensión del propio opositor. Por supuesto, depende de cada uno pero, aun así, intentaré sintetizar en esta entrada los pros y los contras de cada lugar de estudio (aunque ya digo, es una opinión tan personal que quizás algunos de los pros sean contras para vosotros, o viceversa)

Pros de la casa (entendiendo por casa tu habitación, estudio, la casa de tu abuela del pueblo, de tu novia/a, etc): Claramente, el principal, la libertad de movimiento y de acción. Es tu casa y, por supuesto, con matices, tu decides cuando estudias y cuando no. Pero, a diferencia de la biblioteca, ni esta sujeta a horarios ni a la posibilidad de que no tengas sitio para estudiar (salvo raras excepciones, tipo obras o demás)

Otra ventaja es que el opositor estudia siempre en el mismo lugar, la misma mesa, el mismo cuarto, por lo que adquiere una rutina beneficiosa. Ademas, en tu habitación puedes tener todos los códigos, Carperis y demás, con el consiguiente dolor de espalda que te ahorras al no tener que trasladarlos a biblioteca alguna. Ademas, y conectada con la ventaja anterior, encontramos que al estudiar en un lugar propio, puedes decorarlo a tu gusto, permitiendo motivarte mejor (post-it motivadores, fotos de viajes, familia, pareja o novios,etc).

Otra ventaja (aunque en muchas ocasiones no lo sea tanto xD) es que en tu casa siempre tendrás disponible la cocina para prepararte un café, un té o un tentempié a media mañana (con el correspondiente ahorro que ello supone, lo cual agradecemos mucho los opositores). Y, por último, la ventaja por la que estoy seguro que la mayoría de los que estudian en casa eligen ese lugar: el silencio y la tranquilidad que hay.

Si, ahora me diréis algunos: "Eso porque no vives con mi hermano/primo/sobrino pequeño" o algo así no? Puede ser, pero hasta el niño mas pesado acaba callándose y, en general, las familias suelen ser muy respetuosas con el estudio del opositor. Y, ademas, muchos opositores estudian los temas en alto y en casa eso es factible.

Contras de la casa: Para mi, la más importante. El estudiar en casa hace que el opositor, quiera o no, acabe acomodándose. Despertándose y acostándose con el pijama, arreglándose para ir a cantar y poco más...es muy peligroso, puede fomentar el ser un ermitaño, aunque todo depende del opositor y de sus ganas de salir a la calle después de la jornada de estudio. El estudiar todo el día y no ver más personas que las de tu propia familia, ni el ritmo de la sociedad a tu alrededor no es siempre lo mas apetecible, por lo que el opositor estará obligado a intentar salir un rato cada día (aunque sea a pasear al perro). El encerrarse en casa y salir para poco más que el cante con el preparador únicamente juega en contra del propio opositor y de su preparación.

En cuanto a los pros y contras de la biblioteca... los pros son que te obliga a salir de casa, teniendo un horario (de tal a tal, vuelvo a casa a comer y por la tarde de tal a tal). Permite al opositor separar y poner barreras: mi casa es mi lugar de descanso y relax, no el potro de tortura. Estudiar en la biblioteca te hace salir de casa, vestirte y ponerte minimamente guapo/a, puedes hacer los descansos con un amigo (en mi caso estudio con amigos/as opositores y se agradece mucho, ya que los horarios de estudio y descanso están establecidos, lo que te obliga a cumplirlos), ves la luz del sol, la gente haciendo sus vidas...evita el acabar hablando con los gatos xD. Y, si estudias en tu antigua biblioteca, evitar perder el contacto con amigos/as de la carrera. Ademas, si necesitas algún código o manual (esto para los que estudian en las facultades de Derecho) los tienes a mano siempre.

¿Contras? Tiene los suyos, la verdad. El primer y mas importante, los horarios. Las bibliotecas abren y cierran a una hora determinada y estas sujeto a ellos. En mi caso no me quejo, en Cantabria el paraninfo abre los 7 días de la semana (entre semana de 8 a 23:45, lo cual me viene perfecto, ya que raro es el martes o miércoles que no lo cierro; y los fines desde las 10:15 hasta las 19:45). El segundo, la gente, obviamente. El opositor con el paso de las semanas y los meses se va volviendo mas maníaco, mas  estricto (lógicamente, la época de la universidad ya termino, tu tienes unos horarios y unos temas que cantar, te estas jugando tu futuro y no puedes permitir perder el tiempo) pero ah amigo, en tu biblioteca la mayor parte, seguramente, serán universitarios y, no nos engañemos, ¿acaso nosotros no eramos iguales en su época? Revoltosos, charlatanes, incluso poco respetuosos con el estudio de los demás...sin obviar ese horrible taconeo de las féminas que deben pensar que la biblioteca es la nueva Madrid Fashion Week...

Y claro, estudiar donde puedas encontrar amigos/as esta muy bien, pero es una espada de doble filo muy peligrosa. Porque ¿a quien no le ha pasado que ese descanso de 15 minutos se acaba terminado en uno de una hora? Y claro, llegas a tu mesa y horror!! Te quedan 2 horas de estudio y casi todo el tema por empollar. El opositor que estudie en biblioteca con gente conocida una de dos: o esa gente es igual de respetuosa con su trabajo como el opositor con el propio, o deberá armarse de fuerza de voluntad para saber que si el descanso es de 15 minutos, es de 15, no de 45.

A grandes rasgos, esos son los pros y contras de casa y biblioteca. Por supuesto, cada uno tendrá los suyos propios, lo importante es lograr encontrar tu lugar adecuado de estudio y aprovecharlo. Y tu ¿estudias en casa o en la biblioteca?

- Carlos Ocaña

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog, bajo pena de procedimiento penal.
Gracias por respetar el trabajo de los demás.