Detrás de los cantes...

Intentando sobrevivir a esto de opositar, compartiendo este arduo camino salpicado de anécdotas, experiencias y buen humor, para evitar perder la cabeza, ¿te apuntas?

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog. Gracias por respetar el trabajo de los demás.



viernes, 27 de febrero de 2015

Momentos cómicos de opositar

Hoy toca un a dosis de reírnos de nosotros mismos, porque ¿qué opositor no ha estado en alguna de estas situaciones alguna vez?

El tema perdido. Y donde dice "tema" podemos poner lápiz, gafas, código... ¿No os ha pasado nunca el perder un rato buscando algo que tenéis encima de la mesa, a plena vista? Creo que es algo que pasa a todo mortal, pero personalmente desde que oposito, se ha vuelto más cómico: he llegado a buscar desesperada el portaminas mientras lo tenía en la mano. Además, siempre tiende a perderse algo que necesitas con relativa urgencia, en plan la actualización correspondiente al tema que te toca, y solo esa actualización. Cuenta la leyenda que todo lo que perdemos durante la oposición aparece al aprobar en la lavadora, junto a las parejas de los calcetines que nunca volvieron de allí.

Además, los días de la semana han dejado de tener nombre. Bueno, el domingo y el lunes sí porque nos encanta odiarlos. Pero los demás días son: día de pre-cante/academia, día de cante/academia, día de post-cante/academia-que-no-cunde-un-pepino y el grandioso, maravilloso y breve día libre.

Los días que más cosas tienes que hacer, duran 4 horas menos. Bueeeeno, vaaaale, a lo mejor, y solo a lo mejor lo que ha pasado es que esas 4 horas las perdemos entre ir al baño 18 veces, limpiar el polvo porque ese día no podemos aguantar el desorden a nuestro alrededor y prepararte una merienda sana, horneando tú mismo el pan y preparando mermelada natural... para acompañar la nutella.

Uno de los peores momento: la "pesadilla" de rellenar la instancia. Hay que comprobar los datos que hemos puesto 315 veces. Y aún así, al dar al botón de "imprimir", siempre ves que has puesto el código postal mal, no has marcado la casilla de "turno libre" o te has comido un acento y temes no aparecer en la lista de admitidos. Y, por si acaso, después de 5 impresiones, repasas obsesivamente lo que has puesto hasta que el funcionario del registro te arranca los papeles de la mano. 

No os quiero ni contar lo que sufrí personalmente rellenando mi primera instancia de secretarios judiciales el año pasado, que había que hacerlo aún a mano, e incluía un "modelo de caracteres" para que hiciese bien las letras, los números... y hasta las comas y los guiones (y sin exagerar, adjunto la prueba). 


Derivado de esto viene el abrir las listas provisionales de admitidos con miedo de no estar: "¿firmé la instancia, se habrá perdido, valdrá el pago que hice?". Además, da igual que en las provisionales estés; en las definitivas vas a volver a buscarte con el mismo terror metido en el cuerpo.

Y llega el día del examen, copias tus datos personales del DNI, por si acaso. Vale, tu nombre y apellidos es un poco exagerado, pero me consta no ser la única que copia el número de DNI por si se me va la cabeza entre los nervios y la concentración. Equivale a cuando íbamos al instituto y en los exámenes de matemáticas sumábamos hasta 2+2 con la calculadora por si acaso.

Seguro que si nos ponemos a pensar, hay más momentos por el estilo en que los opositores parece que hemos perdido la cabeza. Pero ya sabéis eso que dicen en "Alicia en el País de las Maravillas" de "estás loco, pero te contaré un secreto: las mejores personas lo están" ;)


7 comentarios:

  1. Cómo me identifico con este comentario!!!! Lo de llevar lo menos 5 bolígrafos al examen por si se te estropea uno,es algo que también hago!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja me olvidé de eso, pero también me pasa! Y me imagino en el oral con varios cronómetros :P

      Eliminar
    2. Para el oral dos cronos, dos bolis, dos botellas de agua....y en el ultimo me olvide los boligrafos!!! Por suerte...aprobe con boli prestado 😊

      Eliminar
  2. Santa razón! y que alivio saber que lo de la instancia no me ocurre únicamente a mi!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Les pasa a más personas de las que lo reconocen, seguro jaja

      Eliminar
  3. Hay que hacerle caso al gato de Cheshire, vivimos en un mundo de locos. Sólo hay que rodearse de "nuestros" locos.

    Yo, personalmente, soy una persona con sentido del humor y me tomo a broma muchas cosas "serias" que me pasan y las oposiciones me dan mucho juego. Creo da para muchas situaciones, que si las piensas bien, son cómicas.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón, y así tendríamos que hacerlo todos. Mucho mejor para la salud mental tomarse las cosas con humor tanto en la oposición como en la vida en sí ;) ¡un beso!

      Eliminar

¿Qué piensas?

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog, bajo pena de procedimiento penal.
Gracias por respetar el trabajo de los demás.