Detrás de los cantes...

Intentando sobrevivir a esto de opositar, compartiendo este arduo camino salpicado de anécdotas, experiencias y buen humor, para evitar perder la cabeza, ¿te apuntas?

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog. Gracias por respetar el trabajo de los demás.



viernes, 20 de febrero de 2015

A los que conviven con opositores

A los que convivís con nosotros, los opositores:

No es fácil convivir conmigo, lo sé. Me he vuelto gruñona y quisquillosa, muchas veces hasta un punto exagerado, en todo lo que son mis horarios y demás rutinas. Encima, pocas veces, o ninguna, estoy para echar una mano en casa y si lo hago, suele ser bufando y con mala cara. A veces olvido valorar todo lo que hacéis por mí; doy por hecho que tenéis que estar, y eso no es así.

También vosotros tenéis vuestros fallos, que conste. A veces no os dais cuenta de que gritáis en la puerta de mi habitación o de que me interrumpís por nimiedades. En algunos momentos, os olvidáis de que estudiar también es una actividad que cansa y que es mi deber primordial. Como casi siempre estoy por casa, pagáis vuestros malos días conmigo o ponéis mucho peso sobre mis hombros solo porque yo no tengo que ir a trabajar cada día.

Todos tenemos que arrimar el hombro en esto, un pequeño contrato entre nosotros:
- Necesito que respetéis mis horas de estudio.
- No me llaméis o interrumpáis al menos que sea algo estrictamente necesario.
- Por mi parte, después de cerrar los libros, dedicaré más tiempo a ayudar en casa.
- También guardaré tiempo libre para pasarlo con vosotros, que no todo son obligaciones domésticas, laborales ni de estudio.
- Intentaré quejarme menos, pero intentadlo vosotros también.
- Voy a valorar más lo que hacéis por mí, especialmente que me aguantéis cuando me puede la ansiedad y los pequeños favores que me brindáis para que no tenga que perder tiempo en ellos, como prepararme la comida o ir a la papelería si necesito algo. 

Gracias por estar ahí, incluso cuando no me soporto ni yo, porque vuestra ayuda es impagable. Sin vosotros, es más que probable que esto no fuera ni posible. Y poniendo nuestro granito de arena, la oposición será menos dura para todos. Y cuando todo esto acabe, os recompensaré, lo prometo ;) 

7 comentarios:

  1. Totalmente identificada. Gracias por escribir tu forma de vivir la oposicion.. porque otras personas que estamos recorriendo el mismo camino nos sentimos un poquito solas e incomprendidas. Ultimamente me siento mejor comprendida al leer tus palabras y las de otros blog de opositores que hablando con las personas de mi entorno, que me entienden y me apoyan pero que no pueden ver como yo lo complicado que es el dia a dia. Sobre todo, mis amigos, saben que estoy estudiando para opositar y ante mi negativa de salir y demas.. me hacen ver como que les doy de lado, como si ya no las quisiera. Y la realidad es que me quedo desconsolada. Es un querer y no poder.
    Gracias una vez mas por tus entradas y por hacerte leer este toston de comentario pero es que necesito desahogarme jajaja

    ResponderEliminar
  2. Me siento muy identificada en casi todo, sobretodo en que a veces se olvida de que esyudiar cansa. En lo único que no me veo es en ayudar en casa. En mi caso soy yo la q lo hace todo. La q se canta un tema mientras pone la lavadora y otro mientras la tiende...y me da la sensación de q no m lo valora porq yo "solo estudio" y parece q eso es = a no hacer nada. (Me indigno!!!!)

    ResponderEliminar
  3. Bonitas palabras. Creo que somos muy afortunados por tener personitas que se preocupan por nosotros y son nuestros fans incondicionales. Tus padres, tus hermanos, tu familia, amigos y compañeros que aunque a veces interrumpan nuestros horas de estudio jejeje - pobres no lo hacen a propósito- viven como nosotros el día a día de la oposición.
    Un fuerte aplauso por y para ellos :)

    ResponderEliminar
  4. Me encantado la entrada. A pesar de llevar solo 5 meses en este "mundo", me he sentido muy identificada .Gracias por escribir lo que todos pensamos y no somos capaces de decir, si no es por ellos/as, sobre todos ellas (en mi caso), muchos de nosotros no seriamos capaces de avanzar día a día, aunque haya ocasiones que solo deseamos chillarles y gruñirles; dejando de lado aquellos que por mucho que lo intente nunca llegarán a comprender donde está nuestro limete y que nuestra negativa no es tan querida como ellos/as cree.
    Muchas gracias!!!!

    ResponderEliminar
  5. Comparto lo que he leído en tu entrada. Supongo que a todos los opositores nos pasa esto y por eso hay que reconocer el esfuerzo de aquellos que están con nosotros y nos aguantan. Ellos si que se merecen un monumento.

    ¡Un beso y mucho ánimo!

    ResponderEliminar
  6. Que identificada con tus palabras!!!
    El primer año como opositora me convertí en una bruja para mis padres, novio... Lo que tuvieron que aguantar jeje. Este año estoy más tranquila e intentó poner de mi parte.
    Respecto a los amigos como dice el primer comentario, el primer año me veían como un bicho raro, ya no sales, con lo que tu era, te hemos perdido... Y mil comentarios así. Hoy todo eso me da igual, los que tienen que estar siguen estando y los que no... Para tomar una caña vale cualquiera.

    ResponderEliminar
  7. Mi novio estuvo cuatro años opositando y afortunadamente lo consiguió. Fue un camino muy duro para él pero también para los que estabamos a su lado. Esperar a que te llamase para no interrumpirle y ver el tono de voz para saber cómo había sido el día y estar preparada para apoyarle, no molestarle con tus problemillas para que no tuviera más preocupaciones de las que de por sí ya tenía, esperar esas ansiadas horas de su descanso para estar con él aunque solo fuera para cenar o ver una serie, hacer 8 horas de viaje todos los fines de semana para verle porque yo vivía en La Rioja y él en Madrid y no podía ir a verme porque lo primero era la oposición,... Fue difícil... Y afortunadamente tuvo su recompensa. Yo también tenia mi frase de motivación. El dia que me planteó que iba a muerte con la oposición, que se iba a vivir a Madrid para poder prepararsela y me preguntó si le apoyaba le dije "voy a estar siempre ahí ayudandote a cumplir tu sueño" y esa promesa me dio fuerzas en ese largo camino. Ánimo a tod@s! Sois nuestros héroes por no conformaros y luchar por vivir la vida que quereis

    ResponderEliminar

¿Qué piensas?

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog, bajo pena de procedimiento penal.
Gracias por respetar el trabajo de los demás.