Detrás de los cantes...

Intentando sobrevivir a esto de opositar, compartiendo este arduo camino salpicado de anécdotas, experiencias y buen humor, para evitar perder la cabeza, ¿te apuntas?

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog. Gracias por respetar el trabajo de los demás.



viernes, 6 de junio de 2014

¿Empezar a opositar?

Ahora que es tiempo de exámenes finales en las universidades, una nueva generación de Graduados empezáis a buscar salidas y, entre ellas, os planteáis opositar. Sin duda, a la cabeza os acuden las dudas a cerca de vuestras capacidades, de cómo empezar, de qué oposición sería la idónea para vosotros... 

Considero que lo primero que hay que decidir es si tenéis fuerza de voluntad. ¿Seríais capaces de sacrificar tiempo de vuestra vida por la oposición? ¿De tener solo un día libre a la semana y escasas vacaciones a lo largo del año? La oposición lo primero que necesita es muchas horas, mucha energía, dinero, motivación a raudales... El sacrificio es piedra angular de cualquier oposición y si no vais a querer o poder hacerlo, desechad la idea ahora mismo. 


Lo siguiente sería considerar el abanico de oposiciones a las que se puede acceder con vuestra carrera combinado con lo que os veis haciendo el día de mañana. Hay más oposiciones que juez, fiscal y notarios, en el caso de los que acabáis Derecho. Y a lo mejor no os lo habéis planteado nunca, pero lo que queréis no es estar en un juzgado, sino en una oficina de empleo o en el cuerpo jurídico militar (de distintas oposiciones hemos dado ya información y perspectiva. Podéis buscarlas AQUÍ). Os animo a investigar y a abriros las posibilidades, que en este mundo las opciones no se limitan a "sota, caballo y rey". Internet, foros, incluso preguntando por redes sociales podéis encontrar personas que estudian oposiciones menos conocidas y que, sin duda, os animarán con ellas. 

Dentro de la elección os doy un consejo: No os dejéis llevar por el número de temas que tenga el programa de tal o cual oposición. A lo mejor son muchos y cortos, o quizá sean pocos pero largos; no tendrán las mismas pruebas de selección... Una oposición no es más fácil por tener menos temas. 

Lo que sí podríais (y deberíais) tener en cuenta son características tales como: 
- Número de plazas convocadas en los últimos años, además de la frecuencia de convocatoria: hay oposiciones que por ley han de ser convocadas cada año o cada dos, pero otras podría darse el caso de que no convocasen en 7 años.
- Tipos de pruebas de selección; por ejemplo, en los casos en los que hay pruebas físicas o de idiomas.
- Tu movilidad. ¿Estás dispuesto a que te manden a una plaza en Tenerife o en un pueblo gallego? Si no es así, plantéate oposiciones de Ayuntamientos o Comunidades Autónomas, por ejemplo.

Por último, algo que me parece muy importante: no tiréis la toalla antes de empezar pero tampoco te crees expectativas irreales. Que el primo del vecino de tu tía la del pueblo se sacase la oposición a la primera llevando 3 meses, no es lo normal (ni probablemente sea verdad). Pero, en el otro lado, que la vecina de en frente de la sobrina del amigo de tu abuelo lleve 15 años estudiando notarías sin aprobar aún, tampoco es lo habitual.

Hay casos en ambos extremos, pero no comiences tu nueva andadura pensando que en un año vas a estar trabajando como fiscal en la Audiencia Provincial de Madrid; ni lo descartes de pleno porque te veas 10 años viviendo a la luz de un flexo. Confía en tus capacidades mientras mantienes los pies en el suelo. 


@icpinilla

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog, bajo pena de procedimiento penal.
Gracias por respetar el trabajo de los demás.