Detrás de los cantes...

Intentando sobrevivir a esto de opositar, compartiendo este arduo camino salpicado de anécdotas, experiencias y buen humor, para evitar perder la cabeza, ¿te apuntas?

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog. Gracias por respetar el trabajo de los demás.



viernes, 9 de enero de 2015

No pierdas tu tiempo lamentándote

Vamos a empezar el año siendo positivos. Vamos a empezarlo mirando los días desde otra perspectiva, apreciando las pequeñas cosas. Porque ¿quién oposita obligado? ¿A quién le han atado una cadena de la pierna a la pata de la mesa y le han dicho que no va a moverse hasta que tenga una plaza? Seamos sinceros: nadie, o una proporción muy, muy, muy chiquitita. (Y, sinceramente, si te han obligado a opositar, esto va a ser una pesadilla...)

Y entonces, ¿por qué nos quejamos? ¿Porque estamos estudiando para lograr el futuro que queremos? ¿Porque alguien está esforzándose por mantenernos mientras opositamos? ¿Porque tenemos personas que nos quieren lo suficiente como para aguantarnos en los momentos de nervios y ansiedad? 

Vale, entiendo una fuente de quejas: las plazas que salen o dejan de salir, que es cierto que a veces es una grandísima frustración.

Pero, sinceramente, entre vosotros y yo: ¿de verdad tenemos razones para lloriquear por la oposición?

Todos tenemos días malos. Pero cuando todo os parezca gris, hacedme caso: cerrad los libros e id a dar un paseo, a escuchar música, a por un largo y relajante baño o al cine. Mañana será otro dí.

De ti depende afrontar cada día con ganas e ilusión, sobreponerte a los baches del camino y no perder tu valioso tiempo lamentándote porque hoy estés menos concentrado o se te ha atragantado un tema. Los vasos de agua son para aprender a nadar, no para ahogarse a uno mismo.

photo credit: Daveybot via photopin cc



AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog, bajo pena de procedimiento penal.
Gracias por respetar el trabajo de los demás.