Detrás de los cantes...

Intentando sobrevivir a esto de opositar, compartiendo este arduo camino salpicado de anécdotas, experiencias y buen humor, para evitar perder la cabeza, ¿te apuntas?

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog. Gracias por respetar el trabajo de los demás.



viernes, 3 de julio de 2015

Quien no esté en nuestra lucha...

Otras veces he hablado sobre los amigos, tanto los de fuera como los que nos encontramos en la oposición. Pero también conocemos todos, o al menos la mayoría de los que opositamos, que no todo es tan de color de rosas en ese aspecto.

A veces las personas que nos rodean no entienden lo que significa realmente opositar, los sacrificios que conlleva y, especialmente, la falta de tiempo de ocio. No es raro que personas que antes eran nuestros amigos, llegados a este punto quieran hacer sus planes, tú no puedas amoldarte (no solo por falta de tiempo, también porque opositar en general es sinónimo de no tener dinero propio) y al final no cuentan contigo. 

Por duro que sea, la vida es así. No pasa solo en la oposición; las personas entran y salen de nuestra vida por millones de circunstancias. Los opositores quizá le demos algo de mayor importancia porque, para nuestro "trabajo", nos apoyamos mucho en la comprensión y la motivación de los que nos rodean. Pero, simplemente, déjalo pasar. Te dará pena, sí, pero quizá, más adelante, la vida os junte a tomar un café de nuevo. 

Por supuesto, hay casos en los que esa "pasada de página" no se hace de modo tan natural y pacífico. Nos encontramos con personas que, no solamente siguen su camino, sino que nos tiran a la cara las ocasiones en que se sienten "fallados" por nuestra falta de atención, que no tenemos tiempo para sus "necesidades", que nunca estamos cuando se nos llama; incluso muchas veces hay una gota de envidia cuando ellos no pueden (o no quieren) luchar por sus sueños y nos ven avanzar hacia los nuestros mientras se resignan a un trabajo que les desagrada o a una vida estancada.

Estas son las personas que no se merecen nuestro tiempo ni mucho menos nuestras lamentaciones. Si a ellas no les importamos, ¿por qué vamos a perder tiempo echándolas en falta? Sé que es más fácil decirlo que hacerlo, pero en la oposición hay que ser una gotita egoístas y rodearnos solo de lo que es positivo y nos ayuda. Al fin y al cabo, nos están echando en cara que seamos opositores, ¿lo vais a dejar de ser por ellos?

Además, hay un dicho por ahí que me parece muy oportuno para estos casos: quien no esté presente en tu lucha, no se merece estar en tu éxito.


photo credit: Seaside of Juist - wanderlust via photopin (license)

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog, bajo pena de procedimiento penal.
Gracias por respetar el trabajo de los demás.